Enfermedad Renal Crónica (ERC). ¡Un Problema de Salud Pública importante!

Enfermedad Renal Crónica (ERC). ¡Un Problema de Salud Pública importante!

En República Dominicana se conoce que aproximadamente el 10% de la población padece algún grado de Enfermedad Renal y además, seguramente está infradiagnosticada. Cuando la enfermedad evoluciona puede transformarse en crónica y el daño acumulado en el riñón volverse irreversible. Uno de los desafíos en salud es la detección precoz de esta “epidemia silenciosa” que suele dar síntomas en etapas más tardías de la enfermedad, cuando ya se ha producido un daño renal avanzado. En pacientes seguidos en Atención Primaria con enfermedades tan frecuentes como la hipertensión arterial o la diabetes mellitus, la prevalencia de ERC puede alcanzar el 35- 40%. La magnitud del problema es aún mayor teniendo en cuenta el incremento de la morbimortalidad, especialmente cardiovascular, relacionado con el deterioro renal.
¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA?

Consiste en el deterioro progresivo e irreversible de la función de los riñones durante al menos 3 meses. Es decir, estos pierden lentamente su capacidad para eliminar toxinas y controlar el volumen de agua del organismo. En el momento en que los riñones pierden su función, también dejan de producir una serie de hormonas que ayudan a regular la tensión arterial y estimular la producción de glóbulos rojos (eritropoyetina) o la absorción de calcio de los alimentos para mantener los huesos saludables (vitamina D).
CAUSAS MÁS FRECUENTES DE ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

• Diabetes
• Hipertensión y la Enfermedad vascular arteriosclerótica.
• Enfermedad glomerular primaria o secundaria
• Nefropatías congénitas y hereditarias
• Obstrucción prolongada del tracto urinario (incluyendo litiasis, Cáncer de próstata)
• Infecciones urinarias de repetición
• Toxicidad por fármacos, sobre todo antiinflamatorios no esteroideos.
• Enfermedades sistémicas (lupus, mieloma, entre otras)

FACTORES DE RIESGO

Se han descrito numerosos factores de riesgo de inicio y de progresión de la ERC, siendo la proteinuria (perdida de proteínas por la orina) la más frecuente e importante. Condiciones no modificables: edad, sexo, raza, bajo peso al nacer. Alteraciones comórbidas potencialmente modificables: Hipertensión Arterial (HTA), Diabetes, Obesidad y dislipemia, tabaquismo, hiperuricemia, hipoalbuminemia, enfermedad cardiovascular.

SÍNTOMAS

La Enfermedad Renal es asintomática (no da síntomas) en las primeras etapas.Cuando las funciones de los riñones cae por debajo de un 30 % (30 ml/min) es que aparecen progresivamente los síntomas que conforman el síndrome urémico: anorexia y náuseas, astenia, déficit de concentración, retención hidrosalina con edemas, parestesias, e insomnio.
Cuando las funciones de los riñones cae por debajo de un 15 % (15 ml/min) pueden aparecer síntomas graves que obliguen el inicio urgente de un tratamiento con diálisis, como por ejemplo: coma por encefalopatía urémica, falta de aire por edema agudo de pulmón , entre otras.

DIAGNÓSTICO
Para el diagnóstico temprano de la enfermedad, se requieren pruebas médicas de sangre, orina y de imágenes, ya que no da ningún síntoma en etapas iniciales. La determinación de creatinina en sangre no es considerada como una buena medida de función renal. Por ello, se recomiendan pruebas de orina con el cálculo de la filtración glomerular y la determinación de la proteinuria, como herramientas claves para el diagnóstico y tratamiento.
Con relación a las pruebas de imágenes, la primera prueba de elección es la ecografía; para evaluar las estructuras renales y/o alteraciones obstructivas que dificulten la salida de la orina.

MANEJO GLOBAL
Básicamente, el manejo de los pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC) se asienta en los siguientes pilares:

• Actitud ante factores evitables o reversibles: Con hábitos saludables como alimentación baja en sal, azùcares, grasas, evitar la obesidad y vida sedentaria (como norma general, se recomienda realizar 30-60 minutos de ejercicio moderado de 4 a 7 días por semana); hidratación adecuada (de 2 a 3 litros de agua/día), evitar el tabaquismo, moderar el consumo de alcohol.
• Prevenir o retrasar la progresión de la enfermedad renal: Controlar la proteinuria, estricto control de la presión arterial y diabetes. Restricción de proteínas en la dieta (especialmente de origen animal).
• Prevenir la nefrotoxicidad: Ajustar dosis de fármacos al grado de fallo renal, evitar pruebas con medios de contraste y la automedicación, especialmente con AINES de forma prolongada.
• Tratar las complicaciones inherentes a la enfermedad renal: Manejo de las alteraciones electrolíticas (con una alimentación baja en potasio y restricción de agua en la enfermedad renal avanzada). Manejo de la dislipidemia, acidosis metabólica, la hiperuricemia
• Preparar al paciente para el Tratamiento Renal Sustitutivo de forma oportuna: El inicio óptimo del tratamiento sustitutivo renal es aquel que se realiza de forma planificada; preparando al paciente desde el punto de vista clínico, psicológico y nutricional, con el deber de informar al paciente sobre las distintas modalidades de terapias renales disponibles en el país.

En la actualidad, Repùblica Dominicana cuenta con diferentes terapias renales y tecnologías para Hemodiálisis (convencional, diálisis lenta y extendida Genius, continuas), Diálisis Peritoneal (manual y automatizada), así como con la posibilidad para un trasplante renal (de donante cadavérico o vivo); siendo esta ùltima, la terapia que ha demostrado mayor supervivencia para los pacientes renales.

Dra. Gloria Sencion
Nefrologa