Hongos en las Uñas: Causas y consecuencias

Hongos en las Uñas: Causas y consecuencias

ONICOMICOSIS: Hongos en las Uñas ò Tiña unguium es una infección fúngica crónica en las uñas de las manos o de los pies, del lecho, la matriz o la placa ungueal que representa un tercio de las infecciones cutáneas y un 50% de las distrofias ungueales, siendo las uñas de los pies las más frecuentes en afectarse, así como las más difíciles de curar y su propensión a las recaídas. Las infecciones por hongos, afectan aproximadamente del 4 al 8% de la población mundial, causando aumento en el espesor, cambios de coloración, deformación, despegue del lecho ungueal y en ocasiones se entierran las uñas de los pies o de las manos.

¿QUÉ CAUSA LA ONICOMICOSIS?

Las micosis superficiales son infecciones producidas por levaduras, mohos no dermatofitos y principalmente por los Dermatofitos que representan el 90%, los cuales presentan tres géneros Trichophyton, Epidermophyton y Microsporum.
Dentro de estas infecciones, el responsable más frecuente es el Trichophyton rubrum causante de las onicomicosis, siendo en un primer momento solo un problema cosmético, porque las personas se avergüenzan por los daños que se producen; pero posteriormente logra tener un efecto negativo y significativo en la calidad de vida del paciente, pudiera causar problemas psicológicos, exclusión social y laboral

FACTORES QUE POSIBILITAN EL DESARROLLO DE ONICOMICOSIS

Los elementos que influyen en el desarrollo del proceso infeccioso, de forma significativa lo son el uso de calzado cerrado, hábitos deportivos y traumatismos frecuentes. Los factores de riesgo es la Diabetes y afecciones que contribuyen en alteraciones de la circulación periférica; las onicomicosis pueden ser un factor predictor importante en el desarrollo del síndrome del pie diabético y ulceras de pie. Los pacientes inmunodeprimidos, los pacientes con HIV y los que reciben tratamiento para el cáncer desarrollan mayor probabilidad de padecer onicomicosis. Se ha observado que existe una baja prevalencia de infección en cónyuges, pero si se presenta un aumento de la afección en comparación con sus hijos, por lo que sugiere un factor de riesgo genético. Existen otros factores no clínicos que pudiera afectar la probabilidad de que una persona desarrolle infecciones por hongo en la uña de los pies, es frecuente en climas tropicales, a pesar de que esas personas no usan zapatos cerrados oclusivos que favorecen humedad y proliferación de los hongos. También puede propagarse en lugares como duchas, baños, saunas o vestuarios donde las superficies por lo general están mojadas y las personas están expuestos a la humedad y sin protección. El traumatismo del lecho ungueal es un factor que aumenta también el riesgo de infección en la uña afectada.

La prevalencia de onicomicosis en niños es menor de 0,5% y la razón no está clara. Se cree que el crecimiento más rápido de la lámina ungueal podría proteger de la infección por efecto de barrido. La lámina ungueal también es más lisa, flexible y transparente que la del adulto, diferencias estructurales que podrían explicar la mayor resistencia a la colonización por hongos. La menor frecuencia de traumatismos ungueales hace que haya un menor riesgo de infección secundaria y el menor tamaño de la superficie ungueal disponible disminuye la posibilidad de ser atacado por un hongo.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DE ONICOMICOSIS.

La onicomicosis no es una infección grave y el paciente no suele referir dolor, lo que lo hace no consultar al médico, pero hay excepciones en las que sí puede originar dolor o malestar, además, hay una alteración de la apariencia de la lámina ungueal, principal motivo por el cual el paciente debe acudir a la consulta con el podólogo para diagnóstico y tratamiento.
Debido a que los hongos son responsables de solo la mitad de las distrofias ungueales, se hace necesario que el diagnóstico no se haga solo por observación clínica, sino que se confirme mediante una prueba micológica, realizando un raspado en la uña, y posteriormente, cultivo e histología con hidróxido de potasio (KOH) antes de iniciar tratamiento, para su confirmación y descarte con diagnósticos diferenciales, antes de iniciar cualquier tratamiento antimicótico. Los resultados se obtienen en un lapso de 4 semanas.

Esto resulta de un buen protocolo clínico conducido por su médico podólogo para su tratamiento, así como, de la disciplina y constancia del paciente para su restablecimiento. El tiempo promedio de tratamiento oscila entre los 9 a 15 meses, tiempo en que la uñas alcanzan su crecimiento total. Las opciones de tratamiento son únicas o combinadas, desde los tratamientos tópicos con lacas y cremas antifúngicas, acompañadas o no de laserterapia, tratamientos por vía oral y el pedicure clínico que es fundamental para la higiene y canalización del crecimiento de las uñas.

Recomendaciones generales

-Buena higiene personal y local.
-Evitar el uso de calzado oclusivo no transpirable.
-Secar la zona cuidadosamente después del baño, especialmente entre los dedos de los pies.

  • Lavado y desinfección de ropas contaminadas (calcetines, toallas, calzados).
    -Usar polvos secantes/antitranspirantes si existe hipersudoración.
    -Protección de los pies en actividades laborales y deportivas. “PieSalud le ofrece los mejores resultados para el tratamiento de las onicomicosis”.

Dra. Doris Ramírez R.
Médico Podólogo