HOSPITEN: Un centro centinela modelo del buen manejo de enfermedades respiratorias

HOSPITEN: Un centro centinela modelo del buen manejo de enfermedades respiratorias

Salud y bienestar, es el propósito fundamental y razón de ser de Hospiten, un centro que ofrece un servicio sanitario integral, dirigido a sus pacientes, donde además disponen de instalaciones físicas y tecnología de máxima calidad, así como un equipo de profesionales a la vanguardia de la medicina e investigación científica.

La pandemia del COVID-19, no fue la excepción para ellos, de seguir cumpliendo con ese propósito bandera como centro hospitalario, brindando la mejor atención a los pacientes que llegaban para que fueran atendidos y así tener una esperanza de vida, cuando para el comienzo de la enfermedad era de gran incertidumbre para todos.

Su actual directora médica, la doctora Milagros Alcántara, cuenta esta experiencia, que desde un inicio estuvo liderada por la doctora Cándida Henríquez, y que esta dejó un gran legado y un camino bastante fructífero con respecto a las atenciones del virus en la institución, y que, además, desde el 2019, contó con la colaboración de otros profesionales del grupo. “Creamos una red de apoyo virtual, con médicos en España, México y Panamá, que posteriormente se extendió a otros médicos de primera línea en Estados Unidos, Alemania, Italia, Islas Caimán, donde compartíamos experiencias, protocolos de actuación y manejo de pacientes COVID, de todas las especialidades, con mayor participación de médicos intensivistas, terapeutas respiratorios, internista, neumólogos y emergenciólogos, en momentos donde la incertidumbre se apoderaba no solo de los pacientes, sino también de los médicos que debíamos enfrentarnos a la enfermedad; lo que nos sirvió como modelo para poder crear desde Diciembre  de ese mismo año, la logística para la circulación y manejo de estos casos en el entorno hospitalario, sin poner en riesgo la salud de los demás pacientes, ya que nuestro centro ha sido considerado por el ministerio de salud pública Dominicano, como centro centinela y  modelo en cuanto reporte y manejo de enfermedades respiratorias.”, explicó la doctora Alcántara, quien funge como directora del centro desde septiembre de 2021.

CENTRO CENTINELA

Hospiten Santo Domingo, se convirtió así en el primer centro médico privado en dar soporte a casos sospechosos y confirmados de COVID-19 de la mano del Ministerio de Salud Pública. “Creamos áreas de aislamiento en emergencia, un circuito de circulación para personas con síntomas sospechosos, área de internamiento de 24 camas y 6 camas de aislamiento para pacientes en estado crítico, además de crear un equipo médico lidereado en ese momento por la Dra. Candida Henriquez, quien era la directora médica,  neumología, infectología, cardiología, nefrología, medicina crítica y lo que fue muy importante en ese momento, el soporte emocional  a enfermos y sus familiares con el departamento de psiquiatría, logrando así un manejo integral de todas las esferas del enfermo”, sostuvo la doctora Cándida.

En medio de la pandemia surgían muchas interrogantes en cuanto a los avances médicos que debían hacer sobre la marcha, y ante esto la preparación que Hospiten brindó a su personal médico durante este periodo, fue necesaria para la toma de decisiones y puesta en marcha de muchas acciones que sirvieron como punta de lanza para ser el centro centinela de enfermedades respiratorias del Ministerio de Salud Pública.

ENTRENAMIENTOS Y CENTRO DE REFERENCIA

Su directora cuenta que en “el primer trimestre del 2020, recibíamos entrenamientos en cuanto a toma de muestras de COVID-19, creamos protocolos de actuación internos y socializábamos las recomendaciones que eran dadas en países que vivían momentos críticos de la pandemia con todo el personal médico y paramédico. Así cuando recibimos el primer paciente confirmado en nuestra institución, todo el equipo médico y paramédico estaba preparado para su asistencia. Revisábamos periódicamente las recomendaciones de manejo de casos”.

            Pero a través del apoyo brindado por parte del gobierno nacional con miras a prestar un servicio óptimo a los pacientes internos con COVID-19, Hospiten se convirtió en el centro de referencia para toma de muestra a nivel nacional, y es que a través de Salud Pública recibían diariamente kits para toma de muestras de PCR para COVID-19; esto pudo fortalecer la calidad de servicios prestados durante este tiempo.

 MOMENTOS PREOCUPANTES

Desde los primeros días de la pandemia, se suscitaron falsas informaciones y complejas metáforas sobre la infección por el, para ese entonces, nuevo coronavirus, y que a su vez provenían de algunos pseudocientíficos y también galenos, que aun no manejaban el tema a fondo, generando, no solo en la Republica Dominicana, sino también a nivel mundial, la verdadera pandemia, originadas por las fake news, que también sembraron pánico en la población, con una tendencia general a escuchar con absoluta credulidad casi todo lo que decían los medios de comunicación y las redes sociales, sin percatarse de que el inconsciente tiende a dar por buenas las noticias más inesperadas, absurdas e increíbles.

Ante esto, la doctora Milagros opina que “en esta pandemia ha habido muchas noticas falsas, pero los primeros días destacaron las teorías conspiradoras o las noticias exageradas y sensacionalistas, sin dar crédito a la información y experiencias de los médicos que estábamos en primera línea, siendo los médicos y las enfermeras quienes debíamos luchar con los temores de cada paciente y sus familiares, que incrédulos de las soluciones que podíamos aportar a sus males, no tenían más opción que confiarnos sus vidas. Tuvimos que lidiar con la falta de camas para pacientes en estado crítico y no tan críticos, dando soporte vía telefónica a los pacientes conocidos de los diferentes servicios de nuestro centro, tratando de dar apoyo y poner en listas de espera para recibir tratamiento de lugar”.

Pero los retos y desafíos no se hicieron esperar, y la también médico internista relata que uno de ellos “es precisamente entender lo variable que puede ser el quehacer científico, entender las palabras que siempre nos decían los maestros de la medicina “la gran verdad de hoy es la gran mentira de mañana”  y hacerlo todo en un mismo momento, actualmente aun no disponemos de  evidencias sólidas sobre la eficacia de ninguno de los fármacos que se están para tratar a los pacientes más graves con COVID-19, aún estamos aprendiendo del virus”, sostuvo.

En los primeros meses de la pandemia, según la directora de Hospiten, sólo disponían de estudios in vitro, y en la mayoría de las ocasiones la única evidencia existente procede de experiencias de pequeños grupos de trabajo y series de casos clínicos, sin ponderar todos los criterios que supone la creación de protocolos y escritos de rigor científico, o de estudios controlados con un tamaño muestra no significativos, “en momentos que hablábamos de medicina basada en la evidencia”, detalló

APRENDIZAJES OBTENIDOS PARA EL FORTALECIMIENTO

Como centro internacional, previo al previo al confinamiento y cierre de las actividades económicas en el país, Hospiten pudo abastecer a cada uno de sus centros, con los insumos necesarios para el manejo de cualquier patología que pudieran tratar y gracias a esto el impacto económico no fue tan drástico como se pensaba.

Y ante la búsqueda de soluciones tras la pandemia, la doctora Milagros Alcántara también enfatiza que “el problema de la pandemia es que nos ha enseñado con mano dura y sobre la marcha las diferentes caras de la humanidad y de la ciencia, la premura de buscar soluciones a problemáticas de salud impensables y la necesidad de dedicar todos los esfuerzos a generar cuanto antes evidencias del máximo nivel. El sistema de salud a nivel mundial debería estar preparado para poner en marcha ensayos clínicos de forma mucho más rápida y sencilla.

Reconoce también, que como profesional de la medicina no pueden bajar la guardia en tiempos adversos, y esto también lo toma como lección para “seguir practicando una medicina basada en evidencia. Utilizar de forma rutinaria tratamientos que no han demostrado su eficacia no parece recomendable. Puede estar justificado tomar decisiones sabiendo que el nivel de evidencia es escaso, pero nunca está justificado negar que el nivel de la evidencia disponible es bajo.”

Con esto, da una clara muestra que Hospiten ha logrado salir fortalecido luego de enfrentar los estragos generados por la pandemia y asegura que “como grupo medico hemos logrado afianzar aún mas el trabajo en equipo, conformando precisamente equipos de trabajo multidisciplinarios lo que brinda mayores oportunidades de tratamiento y diagnostico oportuno para  las diferentes situaciones que han presentado nuestros pacientes”, concluye.