¿Qué hormonas impactan su capacidad para perder peso y cómo puede aumentar su impacto?

¿Qué hormonas impactan su capacidad para perder peso y cómo puede aumentar su impacto?

Por la Dra. Oemil Rodríguez

Especialista En Remplazo Hormonal y Nutrición

El aumento de peso, no es solo un problema asociado con los alimentos que consumimos y la cantidad de ejercicio que se hace. También puede verse afectado por sus hormonas y viceversa. Si notas que has ganado algunas libras, puedes sentirte frustrado contigo mismo y comenzar a hacer más ejercicio. Por el contrario, si la escala dice que eres más ligero de lo normal, podrías felicitarte por lo bien que has comido.

Sin embargo, a menudo, las fluctuaciones de peso más grandes se deben a un cambio hormonal o desequilibrio, que es algo en lo que muchas personas ni siquiera piensan.

Según estudios, los cambios hormonales pueden influir en tu apetito, incluyendo cuánto comes y los antojos; también pueden hacer que almacenes más grasas en tu cuerpo, dependiendo de su equilibrio.

Como tal, simplemente decir que uno debe «hacer ejercicio y comer bien» no siempre es suficiente para crear una diferencia real en tu vida, especialmente si tus hormonas están involucradas en tu pérdida de peso o ganancia.

 Lista de Hormonas que pueden, o no, afectar tu grasa corporal a medida que envejeces:

Insulina

La insulina es la hormona que controla nuestros niveles de azúcar en la sangre (Glicemia). La secreción de insulina está regulada por los alimentos. Se sabe que los alimentos con mayores cantidades de azúcares simples tienen un mayor efecto estimulante en la secreción de insulina, mientras que las comidas que tienen carbohidratos más complejos o son más ricos en proteínas, tienen niveles más bajos de secreción de insulina.

 ¿Por qué es esto importante?

 El papel de la insulina es promover el almacenamiento de glucosa como glucógeno, aumentar la síntesis de triglicéridos al mismo tiempo que inhibe la conversión de ácidos grasos en ácidos ceto y también evita la formación de glucosa a partir de aminoácidos. En otras palabras, la regla de la insulina es almacenar, el rol de insulina es almacenar combustible. Ya se trate de azúcares en glucógeno o grasas en tejido adiposo.

“Bajando los niveles de insulina” para perder peso? No es el mejor enfoque, es mejor enfocar su atención en la raíz de la causa:  exceso grasa corporal. Eso significa volver a los fundamentos, reducir la ingesta calórica y/o aumentar el gasto de energía.

Cortisol

El cortisol es mejor conocida como la hormona del estrés porque se libera cuando su cuerpo está bajo estrés. Si sus niveles de cortisol son crónicamente altos, puede ser difícil minimizar los hábitos de comer en exceso. Incluso aquellos que pueden evitar este problema pueden tener problemas para perder peso.

Para reducir los niveles de cortisol, es importante evitar el estrés, comer una dieta equilibrada que no implica cortar calorías de una manera extrema y dormir al menos siete horas por noche.

El cortisol afecta a todas las células del cuerpo. Es una hormona catabólica por naturaleza, rompe proteínas en sus aminoacidos para dar gasolina que alimenta a el cuerpo durante el estrés, la infección, la enfermedad, el trauma, etc.

¿Demasiado estrés conduce a un aumento de peso?

 Estrictamente hablando…  !No!

Si estás varado en una isla, los aumento en el cortisol y la adrenalina, aumentarán el rompimiento de las grasas y a medida que se queman las grasas y se aprovecha de los carbohidratos almacenados en los músculos y el hígado, finalmente conducirá a la pérdida de peso.

Sin embargo, las reglas del juego cambian cuando los alimentos procesados densos en calorías son fácilmente accesibles. Si bien, el apetito disminuye durante los episodios de estrés agudos, el estrés crónico de bajo grado manda una señal de alerta al cerebro a buscar más alimentos densos en energía. De ahí es de donde proviene la conexión de obesidad y el estrés. La combinación de exceso calórico (y niveles de insulina persistentemente elevados) con un estrés crónico de bajo grado parece ser la receta perfecta para el aumento de peso y la obesidad.

Testosterona

La testosterona ejerce efectos complejos en el cuerpo que se extienden más allá de la regulación de la fertilidad y la masa ósea. También juega un papel en la distribución de grasas y cuánta masa muscular se puede construir y mantener. Los niveles bajos afectan negativamente de varias maneras, algunos de los cuales influyen en el peso.

 Funciones más importantes en ambos sexos.

 mantener la masa muscular, promover el crecimiento de la misma y la fuerza ósea. Sus niveles disminuyen con la edad, principalmente explicando parte de la pérdida muscular y ósea que se le atribuye a la edad, después de los 35 años.

La deficiencia no solo suprime el crecimiento y el mantenimiento muscular, sino que también puede promover el aumento de peso.

Los niveles adecuados de testosterona son un signo de buena salud.

La testosterona ayuda a mantener la masa muscular, aumentar la cantidad de calorías que gastas y puede mantenerte motivado y físicamente activo, todo lo cual está asociado con un aumento de peso y obesidad.

Estrógeno

El estrógeno está directamente involucrado en el metabolismo y el mantenimiento de un peso saludable, mediante la regulacion de glucosa y el metabolismo de los lípidos. Cuando sus niveles de estrógeno disminuyen, la tasa metabólica disminuye y el cuerpo comienza a almacenar grasa. En otras palabras, subes peso.

Una deficiencia de estrógeno también contribuye a la resistencia a la insulina, que convierte el cuerpo en una máquina de almacenamiento de grasas. Además de desencadenar el aumento de peso, Los estrógenos bajos afecta donde la grasa se asienta en su cuerpo. Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, comienza a acumular grasa abdominal, incluso si no hay un aumento en el peso en general.

Hormonas Tiroideas

La tiroides, es una glándula que se encuentra en la parte delantera de el cuello, libera hormonas con efectos de gran alcance, desde estimular el crecimiento fetal hasta la regulación de la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal hasta dictar la tasa metabólica.

Relación con el Peso Corporal:

• Si padeces de Hipertiroidismo como el 1.2% de la población, la glándula es hiperactiva, secretando demasiada hormona que alteran el metabolismo y puede conducir a una pérdida de peso dramática. Eso puede sonar bastante bien, pero la condición pone en riesgo su corazón, huesos y ojos.

• Casi el 5% de la población tienen Hipotiroidismo con una glándula poco activa que produce muy poca hormona, desacelerando la tasa metabólica.

Afortunadamente, hay varias formas en que puede mejorar naturalmente su Salud Hormonal:

• Ejercicios de Fuerza:  Muchos estudios muestran que el entrenamiento de fuerza puede aumentar y regular muchas de estas Hormonas.

• Suplementar la Vitamina D: Una deficiencia en la Vitamina D se asocia con desbalance tanto en neurotransmisores como desbalance Hormonal.

• Suplementación con Zinc: La deficiencia en el zinc puede reducir ciertas funciones metabólicas. Alimentos ricos en Zinc como carne, nueces y semillas, para normalizar sus niveles.

• Sueño de Calidad: El sueño de muy mala calidad se asocia con una caída en los niveles de ciertas Hormonas y un aumento en el Cortisol. De hecho, dormir lo suficiente es uno de los aspectos más importantes de un estilo de vida saludable.

• Relajarse disminuye el estrés: El estrés crónico aumenta los niveles de cortisol, una hormona que puede suprimir los niveles de testosterona. Un ambiente sin estrés y actividades de pasatiempo relajantes son una piedra angular de un estilo de vida saludable.